La pandemia actual ha obligado a las empresas, tanto grandes como pequeñas, a reevaluar su fuerza laboral, para asegurarse de que poseen las habilidades necesarias para superar los nuevos desafíos comerciales a los que se enfrentan. 

Cada vez son más las empresas que se enfrentan a la decisión de sustituir a sectores de su plantilla actual o de retener el talento que tienen y darles la oportunidad de reciclarse, con la ambición de que estos empleados puedan ser reasignados a puestos completamente nuevos dentro de la empresa.

"Para 2030, hasta el 40% de todos los trabajadores de los países desarrollados de todo el mundo podrían tener que cambiar de empleo o, al menos, mejorar significativamente sus habilidades. McKinsey también estima que reemplazar a un trabajador puede costar entre el 20 y el 30% de un salario anual en promedio, mientras que volver a capacitar a un empleado existente cuesta menos del 10% del salario anual.

(McKinsey & Co 08/06/21)

"Mejorar, reciclar, adaptar y mejorar"

¿Por qué Reskill?